jueves, 21 de febrero de 2013

Ensaimadas

ENSAIMADAS

   No hay nada, como preparar unas ricas ensaimadas, y comertelas acabaditas de hacer.  Eso si...esta es una receta, lenta de preparar, ya que necesita sus subidas la levadura. Pero el resultado es genial!!



750 gram. de harina de fuerza.

4 huevos.

180 gram. de azúcar.

200 gram. de manteca de cerdo

40 gram. levadura fresca. 

300 ml de leche. 

Azúcar glass para espolvorear.




   Primero tendremos que preparar una masa madre. 

    En un bol mezclaremos la mitad de la harina, con la levadura diluida en la leche tibia  (nunca debe superar los 40 grados ... si no, la levadura muere y luego os quedarán secas).

   Lo mezclaremos todo bien, hasta que se forme una masa homogenea, y la dejaremos bien tapada, hasta que doble su tamaño. (unos 30/40 minutos).

   Una vez la masa madre haya doblado su tamaño, le añadiremos los huevos uno a uno, removiéndo e integrando todos los ingredientes.

   A continuación, añadiremos el azúcar, y después el resto de la harina. 

   Enharinaremos bien la superficie de trabajo, y sacaremos la masa del bol, para trabajarla un poquito con las manos, y amasarla bien.

   Formaremos una bola, y la dejaremos reposar de nuevo en el bol, por lo menos una hora, bien tapada. (Cubrirla con un paño de cocina)

   
  Pasado el tiempo,la masa habra doblado su tamaño y ya sera momento de empezar a darle forma a las ensaimadas. 

    Enharinaremos la superficie de nuevo.

   Cogéis la masa y la estiráis muy fina sobre la superficie enharinada. Como es mucha masa lo haréis mejor si la partís en dos... a no ser que tengáis un banco de cocina grande grande. 

Se estira bien fina, y se embadurna entonces de manteca por encima. 
  
Una vez bien embadurnada la enrolláis un poco por un extremo y cortáis una tira. Y con ella formáis la ensaimada. 

  Vais colocando las ensaimadas en la placa del horno forrada en papel, con bastante separación para que no se peguen al volver a fermentar.

    Entonces es el momento de volverlas a dejar fermentar. 

   Una buena manera de fermentarlas es dentro del horno a 40º... así crecen de maravilla, y no tardan tanto, como si las dejamos fuera a temperatura ambiente.

 Las podéis poner también dentro del horno apagado y dejarlas dos o tres horas hasta que doblen su tamaño.

   Una vez hayan fermentado

   

   Las cocéis en el horno precalentado a 180º durante unos 15/20 minutos. 



   Luego las espolvoreáis con azúcar glas, y listas!

  
   Una cosa muy importante, es embadurnarlas bien en manteca... si no se os quedarán prietas, y muy sequitas. 

   La gracia de la buena ensaimada, es lo melosas que están por la manteca que le ponemos. 

   Espero que os gusten ;)

5 comentarios:

  1. PRIS,SOY NOELIA.
    si no se meten en el horno para que suba la masa,¿cuanto tiempo hay que dejar fuera la masa a temperatura ambiente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Noelia. Pues habria que dejarla, por lo menos unas 4 o 5 horas, para que triplicaran su tamaño.

      Siempre, en un lugar calido y bien tapadas.

      Eliminar
  2. Hola Priscila,no me queda muy claro cuando se han de poner los 200 gramos de manteca de cerdo.Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      Una vez, que la bola de masa a vuelto a fermentar, la tenemos que estirar con un rodillo hasta que quede una plancha muy fina de masa.

      Entonces es el momento de embadurnarla por encima con la manteca, ir enrollandolas, o cortandolas a tiras, e ir formando las ensaimadas.

      Eliminar
  3. muy buena la receta,pero yo soy un poco negada,no creo que me saliera bien

    ResponderEliminar